Manifestación por una Vivienda Digna

Sábado 23 de Diciembre a las 17:00h.

Murcia: Plaza Santo Domingo.

Cartagena: Plaza del Ayuntamiento viejo.

 

La vivienda se ha convertido en un gravísimo problema social que condiciona negativamente la vida de millones de ciudadanos, especialmente los jóvenes. Sirvan unos pocos datos:

Entre 1987 y 2005 el coste medio de la vivienda en términos reales ha crecido tres veces y media más que los salarios, contribuyendo así a la disminución del poder adquisitivo. En septiembre de 2005 el esfuerzo salarial de las familias necesario para adquirir una vivienda ya se veía duplicado, y ahora se necesita el doble de salario/años para poder comprar una vivienda. A esto hay que añadir que solo se alquila el 11,3% de ellas, la inmensa mayoría con unas mensualidades astronómicas. En los últimos años, en España, los permisos de construcción han superado los correspondientes a Alemania, Reino Unido e Italia juntos, aunque estos países suman cinco veces a población de nuestro país, es decir, en un país en el que millones de ciudadanos tienen restringido el acceso a la vivienda existen 6 millones de viviendas vacías o utilizadas como segunda residencia.

En la Región, en concreto, encontramos que los murcianos hoy pagamos el triple que hace once años por metro cuadrado. Además, en los últimos 20 años, en la Región se han construido más viviendas que en toda su historia anterior. En los próximos 10 años hay proyectadas otras 300.000, con lo que el parque inmobiliario se vería incrementado en un 25%, con los consecuentes efectos nocivos para el medio ambiente si atendemos al actual modelo de desarrollo urbanístico. A todo esto tendríamos que añadir el control dictatorial que las inmobiliarias ejercen sobre el sector. Ej. La Central de Anuncios de Propietarios, inmobiliaria situada en la Plaza. Preciosa, controla más de 25.000 viviendas de Murcia en alquiler, que encarecen aún más los trámites pertinentes.

Cómo se ha convertido la vivienda en un negocio

El proceso de desindustrializacion provocó que los grandes capitales financieros buscaran nuevas formulas de inversión, encontrando en el suelo urbanizable el principal destino de dichas inversiones. Pero el suelo ha servido también, como se ha comprobado tras los últimos escándalos inmobiliarios, para blanquear cantidades ingentes de dinero negro. Además de la estrecha connivencia entre propietarios del suelo, promotores, banqueros, alcaldes y concejales de urbanismo (cargos que se solapan en muchas ocasiones), que cierran acuerdos, ajenos a cualquier forma de participación ciudadana; el sector de la construcción es la gran puerta giratoria que vincula a las mafias internacionales, las entidades financieras y los políticos y funcionario corruptos, con un objetivo común, aumentar sus beneficios.

A todos estos excesos se suma, entre otras cosas, que la Ley del suelo de la Región de Murcia del año 2001 declaró urbanizable por defecto todo el territorio, convirtiendo la Región en un inmenso solar. Sin mencionar, la escasa iniciativa pública para promover y proteger viviendas de alquiler.

Qué exigimos

1. Que la vivienda sea un derecho efectivo y no formal como hasta ahora, es decir, que las instituciones se dignen a dar cumplimiento, al menos, a su propia Constitución.

2. La creación de una Agencia Pública que controle el cumplimiento de dicho artículo, castigando el fraude inmobiliario y que, en base a una Ley Integral de la Vivienda, prevea unas garantías mínimas en la oferta inmobiliaria atendiendo a las necesidades reales de la demanda, bien sea en obra nueva o en vivienda usada, así como mecanismos de prevención contra los abusos cometidos en el régimen de alquiler.

3. El aumento de la presión fiscal y de forma exponencial en relación al número de viviendas acumuladas y tiempo de desocupación, para todas aquellas personas físicas o jurídicas poseedoras de viviendas secundarias y, sobre todo, para los poseedores de viviendas vacías.

4. Prohibición del uso residencial para aquellas infraviviendas existentes en el mercado.

5. Administraciones Públicas más transparentes y sujetas a un control ciudadano con derecho a veto.

6. Incentivar el parque de viviendas en alquiler mediante exenciones fiscales para los propietarios y la dotación de ayudas directas para los inquilinos.

7. Incrementar el poder adquisitivo de los trabajadores adecuándolo con el incremento real de los precios, incluyendo en el IPC la medición del precio de la vivienda en propiedad.

8. Acabar con el hacinamiento de la población inmigrante, terminando además con la explotación que sufren a manos de las mafias transnacionales y los empresarios autóctonos.

9. Promoción de políticas públicas de vivienda en régimen de venta o alquiler y no convenios privados para la construcción de Resorts de lujo que fragmentan y jerarquizan la sociedad. Exigimos, a su vez, el control por ley de los plazos de retorno de los prestamos hipotecarios que nunca podrán ser superiores a 15 años, a fin de que el trabajador medio no tenga que vender su alma al banco con una hipoteca a 40 años.

10. Declarar todo el suelo inicialmente protegido y no urbanizable.

11. Medidas que acaben con la corrupción de los funcionarios públicos y un control social de sus ingresos y cuentas de gastos.

12. El impulso de políticas que promuevan la cultura, la ciencia, la investigación y el desarrollo en beneficio del interés publico general.

Asamblea de Murcia por una Vivienda Digna
¡La vivienda es un derecho, no un negocio!
viviendamurcia@alter-info.org

  • Trackback are closed
  • Comentarios (0)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: